un blog de opiniones con mate lavado

Arsénico en el agua, un problema fuera de agenda, e-lectora

guau

recién leía esto

“Arsénico en el agua, un problema fuera de agenda electoral.”

“Las protestas y movilizaciones se vienen multiplicando a lo largo de la provincia. En el noroeste, ciudades como Carlos Casares, Junín, Lincoln, Pehuajó, Bolívar y 9 de Julio, vienen padeciendo desde hace décadas los altos índices de arsénico. También preocupan algunos datos de Pilar, Saladillo, Bahía Blanca y Carhué, donde el agua no llega a través de la red de agua potable si no que se extrae a través de pozos.”

(me coincide con lo que me dijo Trossero de los Cardales e incluso Campana!)

el artículo completo:

Arsénico en el agua, un problema fuera de agenda electoral en la Provincia Escribe Fernando Delaiti

Fuera de la agenda electoral, borrada de la campaña de los principales candidatos, la calidad del agua que se toma en buena parte de la provincia continúa en el centro de las preocupaciones cotidianas de miles de familias: lejos de haberse resuelto, la problemática del arsénico sigue movilizando a vecinos en diferentes regiones
bonaerenses. Es que el agua subterránea del territorio está
contaminada con arsénico y eso puede traer pesadas consecuencias, porque si no se encara como una verdadera política de Estado en el corto plazo, el problema seguirá profundizándose.
Es que a partir del año que viene, la provincia de Buenos Aires, junto a las del resto del país, deberá adaptarse a los severos parámetros fijados por el Código Alimentario Argentino (CAA) en 2007, cuando la legislación nacional decidió adoptar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En 2007 el CAA estipuló un plazo máximo de cinco años -que finaliza en mayo de 2012- para que las provincias reduzcan a 0,01 miligramos por litro la presencia del arsénico en el agua, un químico tóxico cuya ingesta prolongada puede derivar en una enfermedad grave denominada Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (Hacre).
Buenos Aires, según las cifras más actuales y la opinión de destacados especialistas, está lejos de cumplir con la normativa. De acuerdo con los últimos estudios fiables, sólo el 20 por ciento del territorio bonaerense tiene aguas subterráneas con niveles de arsénico por debajo de 0,05 mg/l por litro, el límite permitido hasta mayo próximo. Pese a que el plazo para adaptarse a las nuevas normas fue previsto con suficiente antelación, se estima que la provincia está muy lejos de desarrollar el plan de obras necesario para cumplir con el CAA en tiempo y forma.
En ese sentido, según pudo saber DIB, el Consejo Federal de Entidades Sanitarias (Cofes), que reúne a empresas públicas y privadas de buena parte de las provincias argentinas -entre ellas la bonaerense ABSA- está analizando solicitar una prórroga que le permita un poco más de aire para concretar el proceso. En estas circunstancias, y de no mediar una prórroga, se teme una multiplicación de presentaciones judiciales contra los estados provinciales ya, que en su mayoría, las provincias pasarían a incumplir la legislación nacional.

CUESTIÓN DE LÍMITES
“Con el límite en 0,01 mg/l prácticamente toda la provincia de Buenos Aires carecerá de agua potable”, aseguró a esta agencia el geólogo Miguel Auge. Como se indicó, hoy casi el 80 por ciento del territorio bonaerense no cuenta con agua subterránea potable por presencia de arsénico. Para este investigador del Consejo Nacional de
Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), “las regiones más comprometidas son las del oeste y el sur provincial”.
Otro experto del Conicet, el director del Instituto de Recursos Minerales (Inremi), Isidoro Schalamuk, reconoció que “la provincia de Buenos Aires está muy contaminada”, aunque aclaró que el arsénico no es producto de la acción del hombre si no de las cenizas volcánicas. “La media es de 0,05 o 0,06 mg/l, aunque hay lugares donde el nivel de arsénico llega a 0,2 mg/l”, agregó. Es decir: 4 veces más que el nivel permitido hoy, y 20 veces más a partir de mediados del año que viene. Enrique Martínez, presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), aporta otra precisión alarmante: el año que viene “la mayoría de los municipios quedarían por debajo de la norma (que fija el CAA) y tendrán que implementar costosas plantas eliminadoras de arsénico”.

CON AGENDA PROPIA
Para miles de bonaerenses, la presencia del arsénico en el agua que necesitan para satisfacer sus necesidades básicas es un problema tanto o más grave que los que marcan la agenda de campaña de los candidatos que piden su voto. Sin embargo, la cuestión no encuentra eco en las propuestas electorales.
De ahí que en muchas localidades del interior, fueron los mismos vecinos los que debieron sumar a sus actividades cotidianas una acción de reclamo permanente para el que las soluciones oficiales llegan a cuentagotas.
Las protestas y movilizaciones se vienen multiplicando a lo largo de la provincia. En el noroeste, ciudades como Carlos Casares, Junín, Lincoln, Pehuajó, Bolívar y 9 de Julio, vienen padeciendo desde hace décadas los altos índices de arsénico. También preocupan algunos datos de Pilar, Saladillo, Bahía Blanca y Carhué, donde el agua no llega a través de la red de agua potable si no que se extrae a través de pozos.
La Defensoría del Pueblo bonaerense ya tomó intervención en tres casos: 9 de Julio, Bolívar y Pilar. El Defensor del Pueblo, Carlos Bonicatto, calificó de “grave” el problema del arsénico en el interior y reclamó el compromiso de todos los partidos políticos para impulsar un plan integral de soluciones. “La Legislatura bonaerense y todos los partidos políticos deberían tomar el plan de aguas que propone el Ejecutivo como una cuestión prioritaria”, dijo a DIB.
El plan que refiere el Defensor del Pueblo fue anunciado por el Ejecutivo bonaerense en enero de este año. Se prometió que estaría listo en septiembre, e incluye la construcción de un acueducto para transportar agua del río Paraná y trasladar de San Nicolás hasta Villegas en beneficio de la región noroeste. De este modo, se evitaría el riesgo de recurrir a las aguas de las napas, en muchos casos contaminadas por la presencia de arsénico.
El plan incluye además la realización de un acueducto desde el Río Colorado que, de cumplirse los plazos estipulados, brindaría agua a la región del sudoeste bonaerense a partir de 2013.
En ese sentido, Bonicatto anticipó que emitirá un documento dirigido a la Legislatura provincial y al gobierno de Daniel Scioli en el que recomendará el tratamiento del tema del agua “con carácter de urgente”. Lo hará antes de que se empiece a discutirse el Presupuesto 2012 en la Legislatura, con el objetivo de que se incluya una partida especial que garantice la concreción de las obras. De lo contrario, las soluciones seguirán siendo parciales e insuficientes como hasta ahora: con la puesta en marcha de plantas de abatimiento de arsénico en localidades puntuales o la entrega de bidones con agua potable arrancadas mediante fallos judiciales. (Con la colaboración de Damián Rodera).

Fuente: La Verdad de Junín

Una respuesta

  1. silver account

    Investigadores trabajan en el desarrollo de un método para remover el arsénico presente en acuíferos naturales y convertir el agua en apta para consumo humano. La técnica es sencilla y económica y se basa en el empleo de hierro metálico . Sólo en la provincia de Buenos Aires el agua del 80% del territorio se encuentra contaminada con arsénico. El consumo prolongado del contaminante puede causar desde la enfermedad Hidroarsenicismo Crónico General Endémico hasta diversas patologías oncológicas.

    septiembre 10, 2012 en 3:42 am

que opinas tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s