un blog de opiniones con mate lavado

cincelando pensamientos

este fin de semana lo dediqué a amurar una reja…

Imagen

el trabajo de amurar no fué lo que se dice difícil difícil, pero sí demostró requerir algún grado de fortaleza física, las paredes resultaban más duras de lo que yo creía, y el trabajo avanzaba más lentamente que el ritmo con que lo hacían los brazos

pero lo peor era el aburrimiento de la tarea repetitiva (pica-pica-pica-que-te-repica, no diría que como los presos, peero)Imagen

 

entonces, mientras hacía los agujeros, se me dió por pensar (con rara frecuencia lo hago) que, en lo esencial, (martillar y picar), no hay gran diferencia entre dicha tarea realizada por un albañil, y la que realizaron grandes escultores como un MichelángeloImagen

pero fué cuando me propuse cincelar un agujero exactamente con la forma que imaginaba previamente, que tomé conciencia de lo difícil que resulta obtener la forma elegida: la mampostería (durita de entendederas ella) se empeñaba en hacerme las cosas difíciles: o saltaba  un pedacito más, o lo hacía uno de menos…

me sentí transportado pensando lo que sería estar frente a una roca monolítica varias veces más alta que yo, luchando para descubrir al David dentro de ella…

Imagen

al final un poco de mezcla tapó todo, y al cuerno con las imperfecciones

 

que opinas tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s