un blog de opiniones con mate lavado

baradero ponéte el casco

que bolonqui en baradero!!!

más allá del terrible bolonqui , me tienen repodrido los tipos que hablan por hablar, probablemente sin jamás haber tenido la experiencia de circular en moto. hoy por ejemplo lo escuchaba a Fernando Puchulú (más conocido como Fernando Bravo) entrevistar a un sujeto del CESVI y entre los dos debatir como obligar a los motociclistas a utilizar casco.
uno, conductor radial, bastante reconocido. el otro, ignoto desconocido cuyo mérito consiste en ser el secretario de seguridad o algo así en una repartición oficial cuya efectividad debieramos poner bajo la lupa. Me pregunto, habrán circulado en moto alguna vez estos tipos? Pensarán que los motociclistas son todos pelotudos? Si en lugar de fomentar el negocio de la venta de cascos pensaran tan solo un segundo, no dirían tonterías con la rapidez de una ametralladora.

recuerdo en mis años mozos (que, dos, tres años atrás? :)) solía conducir motos, con las que tuve la suerte de recorrer medio país, y algún poquito del extranjero.

en ese momento existían a la venta dos tipos de cascos: los que permitían cumplir con la benemérita reglamentación vigente, y los que realmente servían para algo🙂

de los primeros recuerdo con particular cariño la marca Vértigo. la sensación de ponerse eso en la cabeza era algo indescriptible, como meter la zabiola en una maceta, que encima traía una correa supuestamente para que “no se nos salga” (aunque me pregunto si no habrá dejado algunos ahorcados en el camino). el visor, sujeto con unos broches de presión que la más de las veces requerían una fuerza hercúlea para montarlo y/o desmontarlo, estaba confeccionado en un plástico cuya transparencia se quedaba en la intención, si es que alguna vez la hubo. que maravilla… si de dia resultaba casi imposible poder ver bajo la luminosidad de un sol radiante -el sol se deshacía en mil prístinos destellos refractándose por doquier por efecto de las rayas- de noche la experiencia era surrealista, por el efecto combinado de las rayas que multiplicaban por mil los rayos de las luces del alumbrado público y los otros coches, a lo que se sumaba la paulatina atenuación que producía la condensación de nuestro aliento en el plástico a medida que se empañaba debido a su maravillosa ventilación.

Y el oído, como olvidarlo. pruebe el lector ponerse una conservadora de hielo de las más berretas en la cabeza, con un par de tapones de telgopor encasquetado en cada oído, y tendrá una sensación más o menos parecida al “relleno amortiguador” que equipaba tales adminículos “de seguridad”: agudeza auditiva, ausente sin aviso.

entre los segundos estaban los cascos “dendeveras”. recuerdo los que tuve oportunidad de comprar y luego usar, fueron tres, todos de procedencia italiana: uno era un Ghibli, y el segundo, un Boeri, y finalmente, un Nava

y los compré porque la verdad es que viajé muchos kilómetros en ruta con mis motos, y a poco tiempo de hacerlo, jamás se me ocurriría volver a hacerlo sin un casco. pero esto para nada debido a la reglamentación vigente, sino porque realmente hace falta ser idiota y estúpido para salir a la ruta sin una protección adecuada, no solo frente a los cascarudos o mariposas que inevitablemente encontraremos, sino que a tan solo 60km por hora ya resulta insoportable la arena, o tan solo un miserable minúsculo jején que se nos meta en un ojo…

o los balinazos en que se convierten las gotas de un modesto chaparrón: es imposible avanzar a más de 80km por hora sin que la cara comience a doler, ni los más recios caraduras que conocí resisten el suplicio (y todavía no mencioné las piedras que levantan los vehículos que nos anteceden si tenemos la fortuna de circular en un camino donde hay ripio, en este sentido puedo mencionar el cruce de Entre Ríos por la vieja ruta 12…)

el asunto es que aún estos maravillosos cascos -que costaban y cuestan desde 300 y hasta 1000 dólares y cuentan con sofisticados sistemas de apertura rápida, ventilación, y múltiples visores, a diferencia de nuestras palanganas homologadas de menos de $100– resultan muy poco adecuados para la conducción urbana…

pruebe el lector meter la cabeza en una maceta y salga a la calle a caminar ya que no a conducir una motocicleta: rápidamente notará que la sensación que le da cualquiera de esos cosos en la cabeza es de cualquier cosa menos seguridad: se trata de un peso extraño en la cabeza que limita su visión y su oído y al que lleva bastante tiempo acostumbrarse.

y si resulta molesto aún para experimentados conductores de motos de toda la vida como lo fuí yo mismo, no quiero pensar lo que resulta para un inexperto conductor que hace sus primeras armas en el tránsito urbano.

ejercite la neurona, pregúnteselo Ud mismo querido lector, qué es más importante? defender su cabeza en caso de que sufra una caída, o evitar disminuír sus sentidos para que pueda evitar la razón que provoca su caída? pensó ud que sentirá al frenar su motoneta delante del 130 cuando este venga lanzado a 80km/hora por Libertador detrás suyo y Ud sin prestarle atención a los estornudos rabiosos del freno de aire mientras intenta detenerse?? creerán acaso nuestros queridos locutores y funcionarios devenidos en legisladores que un gigantesco 1114 de doce toneladas se amedrentará por la lucecita colorada del freno del scuter en cuestión?? tan difícil es comprender que en ese caso el casco no servirá para mucho más que para poder hacer el reconocimiento facial del sujeto una vez que lo saquen de abajo del bondi??

chistes negros aparte, la verdad es que sería bueno que por una vez se pudieran hacer las cosas escuchando a la gente que piensa e investiga, y no a cuatro tarados con ganas de vender sus chucherías impresentables.

que importante sería contar con estadísticas serias al respecto… y no la post etílica azarosa opinión de dos monos sentados con un micrófono en la mano

quizás así nos enteraríamos que hay mucha gente que piensa que la recomendación del uso compulsivo de cascos no está fundamentada suficientemente. que existen estudios que indican que el uso de casco podría traer trastornos sobre las vértebras y la médula espinal. que existen reportes de individuos que han muerto ahorcados por la correa de sujeción del casco. y muchas otras cosas más, no es necesario ser un genio para buscar en google algo así como “helmets are useless” o “helmets are dangerous“.

no me creés? no tenés que hacerlo, solo hacé la prueba y leé por vos mismo, por ejemplo, este informe publicado por BBC News

y mientras te desasnas, yo seguiré convencido de mi verdad, comprendiendo las razones por las que un motoquero toma el casco y lo lleva en su antebrazo con el visor levantado cuando circula en un área urbana con tránsito denso, aún cuando es ese mismo motoquero el que al momento de circular por autopista a 100 o 120 km/hora, no duda en ponerse el casco en la zabiola, bien ajustadíto pq sabe bien que caso contrario el viento le mueve la cabeza como si fuera chirolita, y le dibuja una sonrisa aunque no tenga ganas de reírse… por más transgresor que se pudiera sentir si no lo hiciera.

mi verdad, y mi sentido común, ese que me dice que mientras las buenas prácticas en la conducción de motocicletas las sigan recopilando y escribiendo tipos que jamás montaron una moto -pero que no dudan en hablar como si supieran- el uso obligatorio de casco seguirá ahí, perfecta excusa para satisfacción del afán recaudatorio de municipios necesitados y de los bolsillos de los fabricantes de palanganas homologadas… pero a no engañarse, no mucho más que eso.

2 comentarios

  1. Pingback: obligar a usar casco viola el articulo 19 de nuestra constitucion nacional « Opináte algo :)

  2. Pingback: baradero-ponete-el-casco. : Sysmaya

que opinas tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s