un blog de opiniones con mate lavado

las colas son de los peloduros

Una vez más, millones de personas clamaron en las puertas de los bancos. Esta vez no por sus ahorros, sino para acceder al “beneficio” de la asignación universal por hijo.

Según las entidades bancarias las largas filas sucedieron “más por falta de información que por la operatividad en el pago: El primer día de la operatoria bancaria el turno era para aquellos beneficiarios cuyo documento terminaba en cero…”

No me sorprende tanto la habitual demostración de inoperancia como la comprobación de que la inutilidad crónica parece ser garantía para el goce de un empleo vitalicio.

¿Cómo es posible que lo/as gerente/as a cargo de las entidades bancarias recurran a semejantes excusas para justificar su carencia de visión y previsión?

¿Hace falta tanta inteligencia para darse cuenta que era previsible el aluvión de gente sobre sus sucursales?

¿Hace falta tanto sentido de responsabilidad para comprender que esos semejantes merecen un trato mínimamente digno?

¿Hace falta que la ley los responsabilice de lo que le suceda a cualquier persona que se encuentre en _su_ cola?

Si, si, “su cola”, señor/a gerente/a, la cola de “sus” clientes, los que le pagan “sus” sueldos, el suyo propio y el de sus “inferiores” (ya que Ud. es “su superior”, ellos sus subordinados serían “sus inferiores” ¿verdad que así los siente?)

¿Es que no puede actuar por iniciativa propia (“gerenciar”) ?

¿No se le ocurre que puede hacerlo facilitando acceso a agua potable, acceso a baños, ya sean los propios de su sucursal o alquilando baños químicos o simplemente “coordinando” para facilitar el acceso a baños públicos de locales que se encuentren en las inmediaciones?

¿No se le ocurre tener a mano un teléfono de emergencias por si alguna persona se descompone, un par de sillas portátiles para descanso de las personas con problemas físicos, algún tipo de medio para improvisar sombra?

¿No se le ocurre poner a disposición de la gente información sobre tiempo estimado de atención por persona, salir a recorrer la cola y poner cada 15mt un cartelito con el tiempo estimado hasta llegar a la caja?

¿No se le ocurre que avisar tempranamente evitaría a las personas que se encuentran por detrás del límite previsto de las 15hs la tortura de hacer cola para no llegar a ser atendidas?

Discúlpeme sr/a gerente, si nada de eso se le ocurrió, Ud carece de lo mínimo indispensable como para ocupar un cargo de liderazgo en un lugar donde se atiende al público.

Háganos (y hágase) un favor: renuncie antes de que sea tarde y debamos lamentar algo irremediable atribuíble totalmente a su impericia refugiada en su oficina con aire acondicionado…

Una respuesta

  1. Pingback: las-colas-son-de-los-peloduros : Sysmaya

que opinas tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s