un blog de opiniones con mate lavado

no me da lo mismo

(que lo parió)

Cándido de mí, aún me alegro de saber que pronto millones de argentinos votaremos una vez más. Pero creéme que estoy “testimonialmente harto” y realmente “hasta acá” de este tema de las “candidaturas testimoniales”

Estos tipos, ¿tan idiotas nos creen? Evidentemente la respuesta es “sí”

Mis únicas esperanzas son que, por un lado, tomemos conciencia de la dimensión de esa verdadera “truchada” y exijamos a la Justicia que encuentre el mecanismo que permita condenar a los culpables de esta “nueva” forma de despojo y estafa…

Y por otro, que nos acordemos a la hora de votar.

¿Por qué una truchada?

Es muy simple, el principal argumento a favor de las candidaturas “testimoniales” es que uno vota “un proyecto”, y no “una persona”

No sé que cómo se puede creer semejante tontería. Vaya cualquier hijo de vecino a postularse “testimonialmente” como tomador de un crédito, o comprador de un auto, o aspirante a un empleo, y dígale a su interlocutor “yo vengo testimonialmente, pero en realidad cuando asuma renunciaré y le enviaré a mi cuñao el Beto que la sabe lunga”:

¿no resulta una obviedad que le sacarán a uno a patadas en el orto?

Señores, señoras, muchachos, muchachas: no votamos proyectos, en nuestra democracia representativa parlamentaria votamos Representantes

Y los susodichos son los Responsables (¿lo digo de vuelta? “Responsables”) de llevar adelante los proyectos para los que fueron elegidos…

No sé tú, pero (al menos) a mí no me da lo mismo quién sea el tipo o tipa que se siente en la banca: creo en nuestro democrático derecho de elegir un candidato, nuestro derecho a exigirle que cumpla con el período para el que fué electo (y por el que le pagamos, ¿o no?) su obligación de hacer aquello para lo que _personalmente_ puso su caripela, y también nuestro derecho de exigirle una rendición de cuentas como corresponde, y finalmente nuestro Real derecho de removerlo de su puesto si se verifica que es un auténtico asno incompetente.

Aceptar la turrada^h^h^h^h^h truchada es el sueño de cualquier político, sinónimo de permitirle a los eternos candidatos ser favoritos por siempre jamás en todas las elecciones por la cantidad de votos que arrastran, sin por ello tener que hacerse Responsables de las tropelías que cometan quiénes asuman el cargo que dejan vacante.

Truchada hoy incluso denunciada por opositores que se postulan a cargos cuya duración es de cuatro años pero que sin embargo hipócritamente se anuncian como candidatos para las presidenciales de 2011…

Por todo eso, a mí no me da lo mismo y no votaré candidatos que presuma serán “testimoniales”.

Y si creés que tu voto vale, tampoco debieras hacerlo.

que opinas tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s